Navarro & Co. | Mis cuatro aprendizajes personales decisivos
consultoria estrategica comercial valencia
18105
post-template-default,single,single-post,postid-18105,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Mis cuatro aprendizajes personales decisivos

Mis cuatro aprendizajes personales decisivos

Hoy he hecho un alto en todo lo que llevo de 2018 y después de varios meses de viajes intensos a la city, por fin he decidido parar. Comer, entrenar, descansar, meditar. Ahora no hay angustia, cero preocupaciones. Es como si hubiera esperado este momento, para mí, por mí. Puedes pensar que es una tontería pero son los momentos que hacen que todo valga la pena. Quizás es un detalle sin importancia, lo sé, pero forma parte de mis aprendizajes personales.

Los aprendizajes personales más críticos.

De viaje a Albacete, reflexiono cómo está siendo el 2018 hasta ahora. Claramente está siendo  un año de punto de inflexión para mí y mi modelo de negocio, como ya intuía a principios de año, y no me he equivocado.

He aprendido a  desaprender.

Sé lo que piensas. Hoy toca reinventarse constantemente, esto es lo que nos dicen por un lado por otro, y puede agobiar pero es lo que hay. Para mí desaprender está suponiendo un reset clave. Estoy dejando de hacer muchas cosas tal y como las hacía para reenfocarlas de otra manera, y esto me está permitiendo llegar a otras perspectivas y obtener resultados muy diferentes a los de otros años. Me paso las semanas hablando de esto con mis clientes, buscamos nuevos enfoques de comercialización, nuevas formas de entrenar a sus equipos comerciales y me doy cuenta que es esto o esto. Esta es una de las vías de crecimiento personal y profesional, de competitividad más potentes en este nuevo escenario.

Fluir

Otro de los aprendizajes brutales de este año está siendo dejar que las cosas fluyan. Cuando no dejas que las cosas fluyan sufres y cuando sufres tus emociones se remueven demasiado. Antes, no aceptaba algunas situaciones (oportunidad, negocio, ..) y tenía tendencia a perseguirlas hasta la extenuación y aunque en algunos casos lo conseguía, el desgaste era enorme. Por otra parte, quedaba enganchado al sabor amargo de no conseguirlo con la consiguiente frustración.

He decidido que hay cosas que pasan por tu vida/ profesión. Hay cosas que se quedan, otras que se van, pero el control por el control te lleva a un camino sin salida. Mi verdadero aprendizaje ha sido que las cosas duran lo que duran, suceden o incluso no suceden. También tiene su encanto.

Aceptación radical

Bueno como título mola pero sigo en ello. Son ya unos años entrenando este importante músculo y aunque cada vez estoy más sólido aquí, hay que seguir. En cualquier caso, si tú estás sintiéndote mal ante algo, la solución no está en cambiar aquello con lo que te sientes mal, la solución está en ¿qué es lo que hay en ti que hace que te sientas mal ante eso?.

La pregunta concreta es, ¿QUÉ ES LO QUE YO NO PUEDO ACEPTAR?. Esta simple pero profunda pregunta te ayudará a aceptar situaciones que normalmente no aceptas… los equipos de ventas que entreno habitualmente trabajan mucho esta cuestión, les hace más resistentes y más resilientes en el día a día.

Acepto mis debilidades, mis sesgos, mis inseguridades o frustraciones. Esto me ayuda a comprenderlos y entrenarlos. Y mejorar, mejorar, mejorar.

Lo que me llena

Son muchas cosas las que me llenan enmi vida pero la acción es mi propulsor principal. Trabajar en proyectos diferentes a los que estoy acostumbrando a trabajar. Meterme en harina sobre cosas que no hacer (aclarar un poco el concepto). Intentar diferente. Construir cosas que me hacen sentirme satisfecho de mí mismo. Fallar útilmente, una y otra vez. Retar a mis clientes a que aborden sus propios límites. Lanzar y materializar ideas con la mayor eficiencia posible. Respirar de manera consciente. Buscar nuevas preguntas que me lleven a nuevas perspectivas. Retarme diariamente.

Ayer durante el viaje me sentía afortunado. Sigo teniendo ambiciones. Me gusta lo que hago pero voy en busca de nuevos caminos. Decirte también que sigo sintiendo mi ego, tengo ataques irracionales. Sigo cometiendo errores tontos. Hago cosas a veces incomprensibles pero todo ello forma parte del viaje. Todavía no ha acabado el 2018 pero no está mal, ¿verdad?.

 

El desaprendizaje como constante para interiorizar nuevos aprendizajes. Seguimos.

javier
javier@navarroco.com
1 Comment
  • paco
    Publicado a las 11:37h, 14 septiembre Responder

    prueba paco

Publicar un comentario